Story 11

Calidad a la mano

Desde el juego de mesa o el juego de cartas hasta el rompecabezas: los juegos físicos están experimentando un renacimiento. La empresa familiar Ravensburger los vende por todo el mundo. En el mercado de juegos alemán, Ravensburger ocupa uno de los primeros lugares, y en Europa se cuenta entre los diez más importantes del sector. Con Koehler Paper, la tradicional marca está ligada por una colaboración de más de sesenta años, que ahora también alcanza hasta las colecciones de innumerables entusiastas de las cartas de juego en todo el mundo. Por qué, nos lo cuenta Hanspeter Mürle, director de Ravensburger AG.

«¡Siempre me ganaban!» Hanspeter Mürle tiene que esbozar una sonrisa cuando cuenta cómo era cuando antes jugaba memory® con sus hijos. Pero esto no alejó de los juegos al director de la Ravensburger AG. «Nuestro primer “juego de casa”, si se quiere, se llamaba ¿Wer war’s?. Un juego de mesa. Lo jugábamos en todos lados donde estuviéramos. Pero de eso hace ya algunos años, y mis hijos ya son adultos. Actualmente estamos jugando un nuevo juego de cartas muy bueno. “That’s not a hat” es un poco como memory® y súper adecuado para las fiestas».

El juego es rápido, divertido y fácil de entender, dice Hanspeter Mürle. Una característica que comparte con muchos juegos de cartas. No por nada se cuentan entre las formas de juego más populares del mundo, con tendencia ascendente. El portal de datos Statista calcula las ventas a nivel mundial para el año 2023 en unos 2.58 mil millones de euros. Hasta 2028 deben ser 3.16 mil millones.

Cartas coleccionables: con Disney a un nuevo segmento

Un segmento muy grande en el tema de las cartas son los juegos de cartas coleccionables. Hasta ahora, Ravensburger no había estado presente aquí, pero esto está cambiando. Junto con uno de los más grandes nombres a nivel mundial del sector de entretenimiento, la empresa familiar ha entrado en 2023 al tema Trading Card Games. Estamos hablando de Disney.

«Disney Lorcana» se llama el flamante juego de cartas coleccionables. Muestra los personajes de Disney en nuevos diseños y en un mundo totalmente nuevo. «El juego es fácil de aprender, también para los novatos en los juegos de cartas coleccionables», explica Hanspeter Mürle. Y al mismo tiempo debe cumplir las más altas expectativas de los fans. «No solo con respecto a la profundidad estratégica, sino también a la calidad de las cartas. Y la calidad participa de manera decisiva en el éxito. Porque los jugadores y jugadoras» dice Mürle, «tienen expectativas muy definidas de cómo debe sentirse una carta, qué aspecto tiene, cómo se desliza sobre las otras cartas, o cómo se dobla. Quieren tener la sensación de sostener algo valioso en las manos». Además, Mürle dice también: «Existen benchmarks de fabricantes en el mercado de cartas coleccionables, que todos conocemos. Y el benchmark lo fija el cartón para cartas de Koehler».

Hanspeter Mürle, director de Ravensburger AG (Foto: Anja Koehler)

„Los jugadores y jugadoras quieren tener la sensación de sostener algo valioso en las manos.“

Hanspeter Mürle

Director de Ravensburger AG

«Ahí, Koehler es el benchmark»

De hecho, Koehler Paper es el líder de mercado mundial en cuestiones de cartón para cartas. Sin importar en qué lugar del mundo: quien tenga cartas coleccionables, con seguridad está sosteniendo papel de Oberkirch en sus manos. Que los fabricantes líderes de cartas coleccionables del mundo, y ahora también Ravensburger junto con Disney, cuenten con la calidad de Koehler, tiene buenas razones:

Las características
en resumen

En sus cartones para cartas, Koehler fija los estándares con respecto a la resistencia, la apariencia estética y la experiencia táctil única al tocar las cartas. Estos serían, por ejemplo:

Ajuste continuo

Como ajuste se designa la propiedad de una carta de juego de volver a tomar su forma original después de haber sido doblada. Por ejemplo, si se levanta ligeramente solo la esquina, para ver qué carta le han dado. En Koehler se prueba en el laboratorio este valor de ajuste continuo para cada carga del cartón.

Desgaste

Muchos juegos se juegan cientos de veces. Y también después de estos cientos de juegos, una carta tiene que poder seguirse leyendo muy bien.

Opacidad

¿Las cartas no dejan pasar la luz? Si los jugadores y jugadoras vieran lo que está impreso en el reverso de las cartas de sus compañeros de juego, este no tendría sentido. Por eso, el cartón de las cartas de juego de Koehler está hecho con tres capas, dos capas de cartón para el frente y el reverso, y un pegamento negro especial entre ellas.

Flexión

¿Se rompe el recubrimiento del cartón cuando se dobla la carta? Con el cartón de Koehler, esto no sucederá.

Deslizamiento

También esta propiedad debe ser igual en todas las cartas. Se encarga de que corran sin problemas en las máquinas mezcladoras automáticas, y que los jugadores y jugadoras las puedan abrir uniformemente en la mano.

Y por supuesto, una carta simplemente tiene que sentirse bien en la mano. De esto se encarga Koehler con diferentes terminados. «El cartón lo imprime después una empresa especializada a la que nosotros se lo encargamos», explica Hanspeter Mürle. «Pero todos los elementos contribuyen con su parte al excelente resultado total. Es como en el caso de un automóvil. Lo que para este es el metal en la carrocería, es en los juegos el papel. Es una parte del producto total. Pero una parte inmensamente importante. La calidad tiene que ser simplemente excelente en cualquier dimensión, sin importar si se trata del aspecto, el tacto o la resistencia, y para eso, Koehler establece el benchmark».

Valiosa colaboración en lugar de una relación unilateral

Para lograr esta calidad, la empresa Ravensburger y Koehler cooperan ya desde 1964. Una colaboración en la que no solo se trata de entregar o recibir los papeles como se hayan solicitado. Ya en la fase de desarrollo de un nuevo producto se da una cooperación estrecha y confiable. «En el caso de Disney Lorcana, originalmente queríamos utilizar otro cartón, hasta que recibimos la asesoría de Koehler», cuenta Hanspeter Mürle. «Quien quiera participar como líder en el juego del mundo de las cartas coleccionables, tiene que poder cumplir las altas expectativas de los fans también con respecto al material y el tacto. Esto requiere conocimientos especiales. Además, entre las cartas coleccionables también circulan muchas falsificaciones. Sin embargo, los jugadores y jugadoras perciben precisamente la calidad del cartón como la característica de autenticidad. Si se desea existir en este ámbito a largo plazo con su producto, no deben hacerse recortes en la calidad».

Cercanía sustentable

Es una colaboración especial la que existe entre Koehler y Ravensburger. Y en gran parte se basa en la cercanía, tanto personal como espacial. Esto se muestra, por ejemplo, en el tema de la sustentabilidad. «Precisamente en el sector del papel, que consume mucha energía, son muy importantes las rutas de entrega cortas, porque significan menos consumo de energía», explica Hanspeter Mürle. A fin de cuentas se trata de miles de toneladas de papel cada año, que en el caso de Ravensburger dentro de Baden-Wurtemberg solo tienen que transportarse unos 200 kilómetros a través de la Selva Negra. «Además, de acuerdo a sus propios planes, el Grupo Koehler será neutral respecto al CO2 a más tardar en 2030. Esto ayuda por supuesto también a nuestra huella de CO2», dice Mürle. Y con la siguiente frase, Mürle tiene que esbozar una sonrisa: «Con seguridad, nosotros como empresa familiar también nos beneficiamos de cooperar con una empresa familiar. Porque no es como en un gran grupo de empresas, para el que, en última instancia, no eres más que un número».

Ravensburger y Disney entran al mundo de los Trading Card Games con Lorcana: un juego de cartas coleccionables para fans de Disney. El objetivo: ¡coleccionar 20 codiciadas leyendas!

Story 10

Tratamiento de rejuvenecimiento para el negocio

Koehler Innovative Solutions trae ideas frescas a su empresa a través de las cooperaciones con empresas jóvenes y emergentes.

Story 12

Todo, menos superficial

Los papeles decorativos de Koehler Paper convierten los muebles, pisos y otras superficies en auténticos imanes para la vista.